El estudio transoperatorio consiste en generar un diagnostico histopatológico preliminar de un órgano o tejido al momento de una operación en el quirófano si bien este tiene como finalidad cambiar la conducta quirúrgica del cirujano, cada tipo de carcinoma o proceso quirúrgico tiene un protocolo a seguir antes y después de la realización del estudio transoperatorio.

Un ejemplo correcto de la solicitud de este estudio es la presunción de metástasis de un cáncer previamente diagnosticado en otro órgano o descartar la afección de órganos como endometrio y ovarios en el caso de cáncer cervicouterino.

Debido a la complejidad de las afecciones que pueda presentar el tejido en el paciente y a la variabilidad de los tipos de cáncer no deberían tomarse decisiones médicas relevantes para el paciente a partir de un estudio preliminar como lo es el estudio transoperatorio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *