La infección por el virus del papiloma humano (VPH) se asocia con el desarrollo del cáncer cérvico uterino en mujeres y el cáncer de pene en hombres, su principal manifestación clínica es la aparición de verrugas en las zonas genitales, que afectan principalmente a la mujer.

El diagnostico oportuno de la infección por el VPH puede llevarse a cabo por una sencilla prueba diagnostica llamada citología exfoliativa conocida erróneamente como “Papanicolau”; la cual consta de tomar un cepillado del cérvix de la mujer o de la uretra del hombre para su posterior tinción y observación al microscopio. En este estudio se pueden observar los cambios citológicos que el virus genera en las células. Esta prueba tiene una sensibilidad del 75% para la detección del virus en su estadio activo, pero también ayuda a la detección de lesiones precancerosas o cancerosas.

Una vez detectada la presencia del virus o ante sospecha médica de que el paciente se encuentre infectado se recomienda la realización de estudios basados en técnicas moleculares como la reacción en cadena de la polimerasa o los microarreglos. Estas técnicas identifican la presencia del virus con una sensibilidad mayor al 99% y lo clasifican dentro de uno de los más de 150 genotipos que existen, siendo lo más conocidos los genotipos 16 y 18.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *